Historia de la Hacienda

Al Poniente de la ciudad de Parras se encuentra la Antigua Hacienda de Perote, esta zona, a mediados del Siglo XVI era habitada por pequeños grupos seminómadas de la Tribu Chichimeca.

Este grandioso territorio fue heredado a los Marqueses de Aguayo: José Francisco Valdivieso, Pedro Ignacio Valdivieso y José María Valdivieso, y a partir del año 1824, ésta y otras propiedades del Marquesado fueron cambiando de dueño.

En 1865 fue vendido al ingeniero inglés Fernando Chapman quien construyó una casa de campo donde plantó viñedos y frutales, estableció una bodega y de esta manera inició la Industria Vitivinícola en el lugar.

La Hacienda debe su nombre a un indio irritila que merodeaba en el lugar llamado "Pedrote" y era conocido por sus actividades belicosas, cuando el Sr. Fernando Chapman adquirió las tierras, lo denominó “Perote“.

Al fallecimiento del señor Chapman, su sobrino, el señor Eduardo Lobatón Chapman, continúa con la obra de su antecesor incrementando la producción de los viñedos y cultivando otras variedades traídas de Europa como la Lenoir, Cariñena y Moscatel, contratando a expertos enólogos para el desarrollo de la vid.

En 1936 la propiedad fue adquirida por el doctor Joaquín L. Cuéllar quien nombró como administrador al señor Ramón de la Cabada dando inicio a una nueva etapa de Perote, con replantación de viñedos y cambios orientados al mejoramiento de las bodegas.

Siguiendo con el orden cronológico de los propietarios, la extensa finca fue comprada por el doctor Mario Chacón Cárdenas en 1956 y posteriormente por el Licenciado Ignacio A. Chacón Cuéllar en 1992, colaborando con él, el enólogo ingeniero Juan B. Masante Revelli.

La Hacienda cuenta con un estanque de agua de manantial y es posible apreciar en ciertas temporadas a grupos de Murciélagos que habitan una cueva cercana.

Actualmente Perote es bodega de vinos, un confortable hotel, restaurante y salón de eventos sociales, el hermoso paisaje se presta para acampar, convivir y compartir con alegría, la Antigua Hacienda de Perote es un lugar de paz y tranquilidad.

Perote te regala historia, noches frescas, un buen vino con aroma de maderas y frutos que te invitan al recuerdo regalándote una deliciosa nostalgia.

¡Perote es todo esto y mucho más!